Este 14 de Julio se cumplen 21 años desde que las delegaciones de los Gobiernos de Argentina y Reino Unido acordaron, en Londres, permitir el ingreso de ciudadanos Argentinos a las Islas Malvinas con el único requisito de presentar su pasaporte; y es que, desde que se desencadenaron los conflictos entre ambas naciones por la soberanía de este archipiélago, los argentinos requerían solicitar un visado para el ingreso a las Islas. 

Las Islas Malvinas, remoto archipiélago de América del Sur integrado, principalmente, por dos grandes islas: la Gran Malvina al oeste y la Isla Soledad al este, está compuesta por otros 200 cayos e islotes y es una de las 17 regiones en la lista de territorios no autónomos, bajo supervisión del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, y es que, este archipiélago no cuenta con población humana autóctona, y a lo largo de la colonización fue reclamada como territorio de Francia, Reino Unido, España y Argentina.

Luego de que la Junta Militar de Reorganización argentina, integrada por el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier general Omar Domingo Graffigna, depusieran al presidente militar Roberto Eduardo Viola, encumbrando en la primera magistratura al propio Galtieri, los ciudadanos argentinos comenzaron una serie de protestas reclamando elecciones generales, a lo que la Junta militar respondió con la promesa de recuperar la soberanía de las Islas Malvinas, en un intento por ganar popularidad apelando al sentimiento nacionalista.

Junta Militar de reorganización Argentina (En el medio Leopoldo Fortunato Galtieri)

Luego de varios intentos de distensión en las relaciones entre estas dos naciones que se disputan la soberanía de este archipiélago, y de varios esfuerzos multilaterales por parte de organismos como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, entre los días 13 y 14 de julio de 1999, se celebró en Londres la reunión prevista entre las delegaciones argentina y británica, con la finalidad de concretar acciones que mejorarán las relaciones bilaterales. Finalmente el 14 de julio de 1999, se dio a conocer la Declaración Conjunta en la que se incluye la reanudación de los vuelos del continente a las Islas Malvinas, estableciendo que los ciudadanos argentinos podrán visitar las Islas con sus propios pasaportes, además de la explotación conjunta de pesca e hidrocarburos en la zona marítima del conflicto. Esta disposición se aplica de igual manera, a los ciudadanos argentinos que viajan por aire o por mar.

Fue así, como este conflicto cambió por completo el panorama político nacional en estos dos países involucrados, ya que, la derrota de Argentina precipitó la caída de la Junta Militar de reorganización, presidida por Leopoldo Fortunato Galtieri, y al mismo tiempo catapultó a la primera ministro Margaret Thatcher a una reelección. 

Actualmente, este territorio aún sigue en disputa, por lo que se define como soberanía aún no definida entre Argentina y el Reino Unido.