Chile: La constitución y la estabilidad política

24 octubre 2021
Publicado por: Ana Ramírez

Chile había sido conocido en los últimos años, como el país con una democracia sólida y una economía creciente. A pesar de esto, desde el año pasado una serie de manifestaciones y protestas, han convulsionado a la nación que vivía en una aparente calma. En medio de un ambiente conflictivo, la búsqueda por alcanzar la estabilidad política ha devenido en una consulta sobre una nueva constitución.

 

Proceso Constituyente / Imagen: Emol, 2020.

Proceso Constituyente / Imagen: Emol, 2020.

El proceso constituyente

 

El plebiscito nacional fijado para el próximo 25 de octubre se traza en determinar, si debe darse origen a un proceso constituyente, mediante las siguientes interrogantes: 

1).¿Quiere usted una nueva Constitución?  

2).¿Qué tipo de órgano debería redactar la nueva Constitución? 

Los chilenos decidirán si es necesario redactar una nueva carta magna, en caso de ser así, tendrán que elegir a los constituyentes en abril del 2021. Además, la consulta para la aprobación de la propuesta constitucional, se realizaría en agosto del 2022.

 

¿Qué implica una nueva constitución para los chilenos?

 

En primer lugar, la constitución no debe verse como algo abstracto para el ciudadano. Por el contrario, en el Estado Moderno y constitucionalista se debe ser consciente de una de las más relevantes teorías contractualistas, como lo es la propuesta por John Locke.

Dicha teoría, sostiene que la sociedad civil se desprende de su libertad natural (absoluta) para someterse a un gobierno civil, a través de un contrato político.

La fijación de este contrato tiene como finalidad establecer los términos de las relaciones entre los ciudadanos mismos y entre estos con su gobierno. 

Considerándose que el gobierno debe estar supeditado al respeto de la vida, la libertad individual y la propiedad privada. Su actuación en el marco de la ley, según lo planteado por Locke.

 

Constitución de la República de Chile / Foto: El Mostrador, 2020.

Constitución de la República de Chile / Foto: El Mostrador, 2020.

 

La implicación de una nueva constitución, significa que los chilenos tendrán la oportunidad de establecer las normativas que rijan el nuevo contrato social o pacto político. 

Dicho de otra manera, podrán determinar la forma de Estado que desean (descentralizado, desconcentrado), la forma de gobierno (presidencialismo o parlamentarismo). Además, un modelo económico (socialista, liberal o una economía con tendencia al Estado de bienestar), entre otros aspectos importantes que determinan el marco político-jurídico.

 

¿Constituyente, reforma o enmienda?

 

Pese a los últimos acontecimientos que han socavado la gobernabilidad en la nación chilena. Actualmente, se están buscando espacios que brinden ventanas para la participación ciudadana.

 

Manifestaciones en el año 2019 / Foto: Mas Libertad, 2019.

Manifestaciones en el año 2019 / Foto: Mas Libertad, 2019.

 

Sin embargo, cabe preguntarse si plantear un nuevo ordenamiento jurídico, sin antes evaluar la posibilidad de reformas o enmiendas puede contraponer un escenario adverso. Y lejos de brindar estabilidad política, sería un obstáculo o amenaza a la institucionalidad, que se ha mantenido en las últimas décadas en Chile.

Quieres recibir los artículos antes que se publiquen?
Suscribete a nuestro newsletter.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas te interesen tambien…