¿Cambio de Partido en la Casa Blanca?: Donald Trump

03 agosto 2021
Publicado por: Jose Tomas Guilarte

Trump: el político tradicional

Donald John Trump es el 45º presidente de los Estados Unidos, hoy busca ser reelecto. A lo largo de su presidencia mostró que su estilo combativo, si bien no libre de polémicas, daba frutos en cuanto a su popularidad, ya que el país logró bajar su tasa de desempleo, a la vez que la economía crecía, Wall Street estuvo cerca de romper máximos históricos y con la disminución de impuestos, y el aumento del gasto público.

La economía estadounidense se mantuvo a la alza y en constante crecimiento; a esto se le debe sumar sus intentos por lograr la paz, al ser el primer presidente de los Estados Unidos en reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un, su lucha en contra del terrorismo como buscar dar una mayor estabilidad entre las zonas de Iraq y Afganistán, o su plan de reducir la presencia y las operaciones de las Fuerzas Especiales en muchos países, que si bien esto último no se ha podido lograr son un ejemplo de que los planes de Trump van a más allá de un solo mandato, y que busca mantener el estatus de Estados Unidos como la gran potencia del mundo.

Trump fue ganando mayor popularidad y esto se mantuvo durante los tres años anteriores, a pesar de las numerosas polémicas en las que estuvo envuelto como lo fueron las dimisiones, y despidos durante la administración, los dos cierres parciales del gobierno, el revés que sufrió en el 2018 en las elecciones de medio mandato, en donde los republicanos lograron mantener la mayoría en el Senado perdieron el control en la Cámara de Representantes, le debilitaron el camino al presidente para el 2020. 

Si bien este año comenzó con un auge económico en los Estados Unidos y la popularidad de Trump no bajo del 40%, la respuesta y mala gestión que ha tenido su gobierno durante la pandemia causada por el Covid-19, y la oleada de protesta desde el mes de mayo en contra del racismo en todo el país, han dificultado el camino de Trump hacia a la reelección y han divido aún más la sociedad. 

En cuanto a las propuestas de su nueva campaña, Trump mantendrá el hilo conductor de su mandato y seguirá con el lema de “Keep America Great” o mantengamos grande a Estados Unidos, plantea en el ámbito económico más recortes de impuestos para la clase media y trabajadora, estos en el 2017 beneficiaron al sector empresarial, pero con la actual crisis económica producto de la pandemia y la guerra comercial que ha mantenido con China, le dificultará el reducir ingresos; pues al hacerlo también debe reducir los gastos, y el Gobierno actual mantiene un déficit de alrededor de un trillón de dólares. 

El presidente Donald Trump en el escenario en un mitin de campaña en Ciudad de Panamá, Florida, 8 de mayo de 2019 / Kevin Lamarque – Reuters).

A esta propuesta se le suma, que para su nuevo mandato el presidente propone tasas de intereses negativas, y esto es algo que ha tomado fuerza en el mundo; sobre todo en los países escandinavos y tiene sentido en la política económica que quiere llevar, que sería la de abaratar el dólar y así abaratar a Estados Unidos, pues si mantienen las tasas actuales se le hará más difícil para el país exportar sus productos, pero esta propuesta es algo con lo que no está de acuerdo el presidente de la Reserva Federal.

El desarrollo de estos planteamientos solo será posible si Trump es reelecto, y no debemos dejar de lado la actual crisis a lo que se le suma la pérdida de empleos que se sitúa en 14,7%, con 20.5 millones de puestos de trabajo, perdidos desde el inicio de la pandemia, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, niveles que superan a los alcanzados durante la Gran Depresión (1929). 

Estos acontecimientos económicos negativos ponen en juego los planes de Trump, ya que primero debe rescatar la economía, que se generen nuevas fuentes de empleo para luego pensar en la implementación de sus nuevas políticas económicas. 

A estas se le suman las propuestas en cuanto a la migración que es un aspecto donde los candidatos difieren, Trump le dará continuidad a su política migratoria: migración ilegal; se sigue oponiendo a ella y busca la reducción de la migración legal, se debe tener en cuenta que estas políticas migratorias, no solo se han centrado en personas de origen hispano sino que muchas de sus restricciones también ha afectado a ciudadanos de otras naciones como Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak.

Aunque las medidas no han sido populares en al ámbito político, si lo han sido para el ciudadano común que piensa que estas personas le hacen un mal al país, y las políticas presidenciales han ayudado a que se sientan seguros en sus comunidades. 

Aunque los estragos causados por la pandemia son más que visibles, la contienda por la Casa Blanca continua, el presidente Trump ha reiniciado su campaña con un mitín realizado el pasado 20 de junio en Tulsa, Oklahoma; a pesar de que el virus esta en cifras rojas en Estados Unidos, sus partidarios dijeron presente aunque no de forma masiva como era lo esperado, Trump se dirigió a los asistentes como unos guerreros, llamo a la calma y descalificó las noticias de las últimas semanas, en torno a las protestas que se suscitan en el país, calificándolas de negativas y falsas.

Donald Trump y Kim Jong-Un en Febrero de 2019 / AFP.

Por otro lado, también se refirió al coronavirus; en especial a las pruebas de despistaje diciendo que si se realizan más pruebas habrá más personas aglomeradas y por consiguiente mayor número de casos, y por ello hablo con su gente para que realizaran un menor número de pruebas, cabe señalar que el evento se realizó en un lugar cerrado con unas 6.000 personas aproximadamente; si bien se les chequeo la temperatura al entrar, el uso de mascarilla no era obligatorio. A las afueras del recinto se dieron pequeños enfrentamientos entre los partidarios de Trump, y los que se oponen a todo lo que él representa, y en ambos bandos el enojo y la división es latente. 

Con este reinicio en la campaña, Trump se muestra como la persona que va impartir el orden a aquellos que buscan destruir la historia y los monumentos en Estados Unidos, según sus palabras, la campaña que se lleva a cabo es de censura y exclusión profana, sobre todo lo que representa ser estadounidense. Con ello, la campaña reinició con la habitual polémica y el populismo que es característica en el presidente. 

La perspectiva de hoy

Por su lado Jon Biden, aumentó en las encuestas, según datos publicados por la Universidad Monmouth y lo sitúan con una ventaja de 11% sobre Donald Trump; situando a Biden con 52% y a Trump con un 41% de intención de voto; con esto sobre la mesa Biden espera confirmación oficial de su candidatura en la Convención del Partido Demócrata que se celebrará en agosto de manera virtual.

La perspectiva sobre las próximas elecciones de noviembre es bastante clara tanto de un partido como del otro, aunque Biden lidere las encuestas en cuanto a intención de voto y el manejo de las relaciones raciales; el 49% de los encuestados apunta a que el tema racial no influye en su decisión a la hora votar, y es allí donde Trump puede tener una ventaja como él lo define en la “mayoría silenciosa que está más fuerte que nunca”. 

Biden llega como el candidato que busca la conciliación, y que su liderazgo pueda unir al país, y Trump debe hacerle frente, si bien le será difícil vencerlo en las urnas, no es tarea imposible como lo expresa el analista William Galston, según el cual sostiene:

«El presidente no podrá ganar solo por su historia, sino que debe ser más efectivo en desacreditar a Biden».

Quieres recibir los artículos antes que se publiquen?
Suscribete a nuestro newsletter.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas te interesen tambien…