El Balance of Power Internacional en el Siglo XXI

24 octubre 2021
Publicado por: Carlos Osorio
Síntesis de una época de cambios
El “Siglo XXI debe ser un mundo bipolar y de igualdad” / Foto: kremlin.ru

El “Siglo XXI debe ser un mundo bipolar y de igualdad” / Foto: kremlin.ru

En el panorama de las relaciones internacionales, las primeras dos décadas del siglo XXI han representado una etapa de transición. El fortalecimiento de algunos Estados al rango de potencias, y la debacle de otros Estados otrora dominantes, ha definido esta época en el mundo. Además, hoy existen nuevas posibilidades para ejercer el poder de forma más barata y eficiente, gracias a la rápida evolución tecnológica de nuestros tiempos.

Hablamos de un período de transición, ya que aún está por consolidarse el nuevo orden internacional. En este momento histórico, se definirá claramente la estructura jerárquica de los Estados en el contexto mundial. De igual manera, el papel de los organismos internacionales para regular las relaciones entre países, se encuentra en proceso de evolución.

Sobre este respecto, el presente y futuro del escenario internacional representa un cambio de paradigma, respecto al orden existente durante el siglo XX. De un período marcado por un contraste bien definido entre dos círculos de influencia, nos trasladamos a un mundo con diversos centros de poder. La actualidad del panorama internacional, parece complejizarse más allá del mundo bipolar  característico del siglo pasado, y la influencia sobre los asuntos mundiales se ha diversificado.

 

Estados en Ascenso: La configuración de un nuevo orden multipolar

 

En la segunda mitad del siglo XX, resultaba imprevisible la influencia que han adquirido en la actualidad países como China, Irán o Venezuela.

  • A inicios de la década de los 60, China experimentaba una hambruna que se extendía por todo su territorio. Esto producto de los cambios políticos y económicos devenidos del “Gran Salto Adelante”, 
  • Irán atravesaba un proceso de transición de la monarquía constitucional a una república islámica; 
  • Y Venezuela aún estaba consolidando sus instituciones democráticas, contrariando la tendencia autoritaria existente en Latinoamérica, en dicho período histórico.

Sin embargo, a pesar del escenario que atravesaban estos países en el siglo pasado, hoy se han configurado como potencias mundiales y regionales. Además, debido a la tendencia ideológica de sus gobiernos, han contravenido las previsiones que se hacían para esta época diversos pensadores. La predicción respecto a la prevalencia del sistema democrático y el capitalismo, no resultó ser tan precisa como se estimaba. Desde el resurgimiento de Estados autoritarios, hasta la aparición de formas nuevas de socialismo y su impacto en la agenda mundial, el poder se ha fragmentado.

 

”Un informe señala a China y Rusia como los principales generadores de 'fake news' del mundo sobre la Covid-19” / Foto: Reuters, 2020.

”Un informe señala a China y Rusia como los principales generadores de ‘fake news’ del mundo sobre la Covid-19” / Foto: Reuters, 2020.

 

Caída y resurgimiento: El rol de las antiguas potencias

 

Esta transición que se viene suscitando desde inicios del presente siglo, también ha supuesto la reformulación de las estrategias en el plano internacional. Con la desintegración de la Unión Soviética, la actual Rusia ha tenido que replantearse sus planes para permanecer entre los países más influyentes del mundo. Adicionalmente, el crecimiento económico de otros países que ahora pugnan por el estatus de potencia mundial, ha vulnerado la posición mundial del Kremlin. 

Ser protagonista en el panorama internacional es una tarea con altos costos económicos, y además requiere de una capacidad estratégica del Estado para proyectar su poder. Como señala Moisés Naím, los Estados tienen hoy a su disposición herramientas que abaratan los costos de ser potencia a nivel internacional

La modernización de las estrategias tanto de diplomacia como de espionaje, permiten que países como Rusia se mantengan relevantes entre las potencias actuales. La capacidad de obtener información de otros países, gracias a la tecnología y el establecimiento de relaciones estratégicas; son técnicas perfeccionadas por los Estados más poderosos.

 

“América Latina piensa el futuro de la democracia” / Foto: El País, 2018.

“América Latina piensa el futuro de la democracia” / Foto: El País, 2018.

 

Hacia la consolidación de un nuevo orden mundial

 

Nos encontramos en el desarrollo del nuevo balance of power, que definirá el orden mundial del presente y del futuro. Las principales características de este nuevo modelo no están definidas claramente, sin embargo, podemos esbozar algunas características que tendrá el panorama internacional de cara al futuro: 

  • Diversificación del estatus de potencia entre Estados con prevalencia mundial o regional (superando el concepto de dos órdenes distintos que prevalecía en el siglo XX) 
  • La posibilidad de reducir los costos para ejercer influencia a nivel internacional, gracias a la tecnología y nuevas formas de imponer agendas a través de la diplomacia. 
  • Desarrollo de ideologías y puntos de vista que superan la dicotomía capitalismo – comunismo, que abre el abanico de relaciones entre países.

 

Isabel II ya no reina sobre Barbados ¿Qué hay detrás de esta decisión?

 

El mundo se está reorganizando, y el futuro de sus ciudadanos estará determinado por este nuevo orden. De esta realidad dependerá, no solo la forma en que los países se conducen en el panorama internacional, sino que además impactará en su política interior. Por tanto, del resultado de esta nueva configuración del orden mundial, dependerá el futuro de los paradigmas clásicos del sistema democrático.

 

Quieres recibir los artículos antes que se publiquen?
Suscribete a nuestro newsletter.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas te interesen tambien…