El Líbano: de mal en peor

24 octubre 2021
Publicado por: Fabiana Zamora

La situación económica en el Líbano lleva casi un año en desplome y está de mal en peor. El actual contexto, deja en notoriedad las marcadas divisiones en la sociedad libanesa. 

 

Explosión en Beirut el pasado 4 de Agosto 2020 Foto Autor desconocido.

Explosión en Beirut el pasado 4 de Agosto 2020 / Foto: Autor desconocido.

 

Muchos ciudadanos acusan a la élite política dominante de almacenar riquezas, en vez de hacer las transformaciones necesarias para resolver la problemática que inunda al país.

Hoy en día, el Líbano soporta uno de los niveles de deuda pública más altos del mundo.

Las incesables protestas contra el Gobierno del Líbano, han sumergido al país en una realidad de aguda crisis financiera. Dicha crisis, es impulsada por la creciente furia contra los políticos extremistas, que han dominado el Gobierno desde la guerra civil de 1975-1990.

 

Manifestaciones sin cese

Los libaneses han centrado sus protestas también hacia otras aristas, incluyendo la corrupción generalizada, el manejo erróneo de la economía, y la deficiencia en los servicios públicos del país.  

Una de las peculiaridades de estas manifestaciones, es cómo los reclamantes han dejado a un lado sus acostumbradas divisiones sectarias, que alguna vez fueron un conflicto interno en el pasado.

El Líbano tiene un régimen político, diseñado para equilibrar el poder entre los principales grupos religiosos del país. Sin embargo, ninguno de los distintos partidos, ni líderes, logró librarse de la crítica e ira ciudadana en estas protestas. 

Hong Kong: breve historia y futuro incierto (I)

Decenas de miles de libaneses salieron a las calles, esto conllevó a la renuncia del primer ministro Saad Hariri, y su gobierno de unidad el 29 de octubre de 2019.  Quien declaró que la situación de Líbano se encontraba en un punto muerto, y que necesitaría de un choque para salir de la crisis.

A finales de enero 2020, se forma un nuevo gabinete presidido por Hassan Diab. El nuevo primer ministro anunciaba que el Líbano no podría cumplir con sus compromisos de deuda externa, por primera vez en la historia.

Además, el gobierno había endurecido su postura frente a las protestas.

 

Portestas en Líbano / Foto: AFP via Getty Images.

Portestas en Líbano / Foto: AFP via Getty Images.

 

Nunca es buen momento para que algún país, reciba un impacto de ésta índole. 

Sin embargo, tras estos últimos meses que han transcurrido, el Líbano enfrenta la rápida e imparable propagación del Covid-19. Además de la ya mencionada crisis económica, que ha venido arrasando con el país.

Por consiguiente, el sistema de salud y el sistema alimentario ya han estado alcanzando sus límites. No obstante, con la explosión acontecida el 4 de agosto de 2020 en Beirut, capital del Líbano, evidentemente la crisis se agudiza. El país enfrenta uno de los peores momentos de su historia. 

El daño y la pérdida que causó a kilómetros de distancia, han dejado a unos 3000 ciudadanos sin techo, y a una gran cantidad de fallecidos. Las autoridades reconocen que la zona del puerto ha dejado de existir, lo cual implica que el sistema alimentario se verá arduamente afectado. Esto debido a que el país, importa la mayor parte de la comida que ingieren. 

Asimismo, los hospitales deberán desplazar a los enfermos de Covid-19,  para atender a una importante suma de heridos que día a día irán apareciendo, producto de ésta nueva catástrofe.

 

Puerto de Beirut, Líbano, tras la explosión / Foto: AFP via Getty Images.

Puerto de Beirut, Líbano, tras la explosión / Foto: AFP via Getty Images.

 

Muchos libaneses han culpado la incompetencia de las diferentes autoridades gubernamentales, por el reciente siniestro. Cientos de manifestantes, han salido a pedir castigos ejemplares a los responsables de las explosiones en la capital.

En medio del nuevo estallido en el Líbano, el primer ministro, Diab, anunciaba que la única manera de salir de esta crisis es a través de elecciones parlamentarias adelantadas.

Diab aseguraba liderar un gabinete por dos meses, hasta llegar a los comicios que reorganizarían la clase política contra la que la masa se manifiesta. Sin embargo, este lunes 11 de Agosto, presentó al país su renuncia.  

Por lo tanto, el Líbano afronta el desafío de restaurar la soberanía del Estado, para iniciar una reforma política y económica. Esto puede dar un nuevo horizonte al futuro del país.

 

¿A quién culpar por todo esto?

Ciertamente la crisis que atraviesa el país es de índole económica. Sin  embargo, es indudable que es un gran problema de raíz política. Esto entorpece la elaboración de reformas serias y rápidas, para aliviar los problemas de la población libanesa. 

Principalmente la falta de gestión institucional y gubernamental, que se ha venido gestando desde hace años, solo ha generado corrupción en el sistema. Asimismo, desencadenando la crisis económica que dio pie a las consecuentes protestas, a razón de la negligencia, y el mal manejo de las dificultades del país. 

La explosión sólo es un efecto más, que junto a la pandemia, vigorizaron la terrible situación que hoy atraviesa el Líbano. 

Quieres recibir los artículos antes que se publiquen?
Suscribete a nuestro newsletter.

2 Comentarios

  1. Semia

    Excelente artículo. Muy acertado los comentarios y analisis de lo que vive el Líbano

    Responder
  2. Politizados

    Semia nos complace saber que te gustó el artículo, puedes continuar ampliando información a través de nuestras nuevas publicaciones.

    Si quieres conocer contenido como este en tiempo real, síguenos en nuestras redes sociales:

    ✍ Twitter: @Politizados_com
    📸 Instagram: Politizados_com
    🔵 Facebook: Politizados_com
    🔴 YouTube: politizadoscom

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas te interesen tambien…