El sistema político español se explica en dos hechos, el fin del franquismo (36 años), y la apertura democrática impulsada por el Rey Juan Carlos de Borbón.

 

El Sistema político español - politizados.com

El Sistema político de España y la organización del Estado. – Infografía: politizados.com

 

La España de 1978 (actualidad), se define como una Monarquía Parlamentaria. Es una de las 10 monarquías constitucionales aún vigentes en Europa. El sistema político español, se explica principalmente en el contexto en que se elabora la Constitución de 1978. Además, de una realidad histórica: el Reino de España.

  

El Reino de España: de la monarquía absoluta a la parlamentaria

 

La historia de España es profundamente rica. ¡Qué mejor ejemplo que el idioma en que está escrito el presente texto!. Ubicada en la península ibérica, Hispania, nombre dado por los romanos a la Península, encuentra su orígenes hace 800.000 años.

En los primeros siglos de nuestra era, el territorio fue parte de Roma. Para el siglo VIII, gran parte de la península fue ocupada por los musulmanes, cuya presencia para el siglo XIII, ya era más que reducida. Finalizado el dominio musulmán, se configuran cuatro reinos cristianos: Portugal, Castilla-León, Navarra y Aragón-Cataluña (entre los siglos X y XIII).

Con la Reconquista se constituye el definitivo dominio católico en la península. En este momento, surge la etapa dominada «por los reyes católicos».

 

Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.

Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.

 

En 1492 ya había nacido uno de los primeros estados modernos del mundo. Basado en la monarquía absoluta, el catolicismo y el imperialismo, base de su expansión que la llevaría a América y otros territorios fuera de Europa.

La crisis del imperio generó profundos cambios, desde la invasión de Napoleón hasta la pérdida de territorios. En 1812, nace la Constitución de Cádiz, que da forma a una monarquía moderna, limita el poder del Rey. El texto “enlazaba con las Leyes tradicionales de la Monarquía española pero, al mismo tiempo, incorporaba principios del liberalismo democrático tales como la soberanía nacional y la separación de poderes”.

El siglo XIX español fue de transformaciones, a las antes mencionadas, se suma la proclamación de la Primera República (1873) que duraría hasta 1874 con la Restauración Borbónica. El reinado borbónico terminaría en abril de 1931 con la abdicación de Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República. Para 1939 con la victoria franquista en la Guerra Civil (19361939), se impondría una dictadura hasta 1975 con la muerte del “General”.

 

La monarquía parlamentaria de la España actual

 

Juan Carlos de Borbón jura las Leyes Fundamentales el 22 de noviembre de 1975 / Foto: Luis Millán / EFE.

Juan Carlos de Borbón jura las Leyes Fundamentales el 22 de noviembre de 1975 / Foto: Luis Millán / EFE.

 

La muerte de Francisco Franco daba paso a la “Transición Española”, liderada por el Jefe del Estado, el Rey Juan Carlos I. Aunque fue designado por Franco, gestó la construcción democrática teniendo como punto cumbre el 6 diciembre de 1978, cuando el 87,87% de los españoles aprueban la Constitución.

Ahora, el Estado Español (franquista) pasa a llamarse Reino de España. El máximo representante es La Corona que ostenta la Jefatura del Estado, con poder limitado, simbólico de hecho. El Rey «arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes«.

Como gran parte de Europa, en España, el Jefe de Estado se distingue del Jefe (presidente) de Gobierno. Mientras en Portugal, es elegido en votación y Alemania por el Parlamento, en España es hereditario, como el Reino Unido y otros 8 estados europeos más.

 

Los tres poderes del Estado

 

La Monarquía Parlamentaria española, está constituida por 3 poderes, siendo el epicentro del sistema las Cortes Generales, el Poder Legislativo. Este es el «representante del pueblo». Está integrado por 2 cámaras, el Congreso de los Diputados, elegidos por voto popular (350) y el Senado, de 259 miembros elegidos en un sistema mixto, representan los territorios.

 

Apertura de la XIV Legislatura del Reino de España, 3 de Febrero, 2020. - Foto Povedano, vía Congreso de Los Diputados.

Apertura de la XIV Legislatura del Reino de España, 3 de Febrero, 2020. – Foto: Povedano, vía Congreso de Los Diputados.

 

Otro poder es el Ejecutivo, es decir, el Gobierno. Quien: «desarrolla, impulsa las políticas públicas e implementa las leyes aprobadas por las Cortes Generales«. Su máximo representante es el Presidente, designado por el Congreso, que gobierna con los ministros y vicepresidente (s).

Un elemento característico del Gobierno español es el Consejo de Ministros (CM), un cuerpo deliberativo donde el presidente, vicepresidente (s) y ministros, aprueban las políticas y líneas de gobierno, tiene unas regulaciones sobre su funcionamiento. Es decir, el CM no es una simple sala de reuniones.

Por su parte, el Judicial es el tercer poder del Estado español y es quien garantiza el cumplimiento de la ley. El poder judicial está integrado por tres tipos de órganos:

  1. El Consejo General del Poder Judicial, el “Gobierno de los jueces”;
  2. Los tribunales, en distintos niveles y con competencias particulares, y
  3. La Administración de Justicia, órganos de apoyo a la Justicia.

El Tribunal Supremo (TS) y el Ministerio Fiscal (Fiscal General) forman parte del poder Judicial. El TS “es la más alta instancia jurisdiccional del Estado, salvo lo que afecta a las garantías constitucionales”. El Ministerio Fiscal, promueve acciones judiciales “en defensa de los ciudadanos”.

 

Otros órganos estratégicos del sistema político

 

El Tribunal Constitucional, que no forma parte del sistema judicial. «Es el intérprete supremo de la Constitución, independiente de los demás órganos constitucionales, y está sometido únicamente a la Constitución».

De esta forma, cada vez que exista un problema de competencias entre órganos, este actúa. También lo hará, como último recurso en los procesos judiciales ordinarios. Y por supuesto, vela por la constitucionalidad de las Leyes.

Otros Órganos importantes, son los denominados «Órganos Consultivos del Gobierno» y las «Instituciones de control al Gobierno».

 

El sistema político de los Emiratos Árabes Unidos

 

Los Órganos Consultivos, apoyan al Gobierno en materias específicas, con autonomía. Hay dos, el Consejo de Estado y el Consejo Económico y Social.

Entre tanto, hay dos instituciones que controlan al Gobierno. Estas, dependen directamente de las Cortes Generales. Son el Tribunal de Cuentas, que controla la gestión económica del Estado y el Defensor del Pueblo que vela por los «derechos fundamentales».

En síntesis, el sistema político español y las instituciones que la componen son el resultado de un proceso histórico. Son la conclusión de siglos monárquicos combinados con un sistema democrático, supeditado al Estado de Derecho. A este modelo, le complementa el sistema de las autonomías, que dan respuesta a las realidades territoriales, definiendo así la organización política del Reino de España.