Los excluidos de la «nueva normalidad»

Los excluidos de la «nueva normalidad»: Mientras el mundo post Covid-19 sigue reconfigurándose, hay cosas que aún están en incertidumbre, por lo pronto, la frase la «nueva normalidad» hace referencia a la adaptación de lo usos y formas de convivencia social a nuevos métodos de prevención de contagio.

Hasta las tradiciones más arraigadas se han tenido que adaptar a los tiempos de pandemia, así las acostumbradas salidas de compras dieron el paso definitivo a las compras online en la mayoría de los países, las visitas a familiares y amigos se reemplazaron por videollamadas y video conferencias, hasta las invitaciones a un café o algún bocadillo, se hacen ahora por delivery. Y todas estas transformaciones, son posibles gracias a las bondades de la comunicación por la Internet.

 

Imagen: 20minutos.es 2020

Imagen: 20minutos.es 2020

 

 

Siendo que desde el año 2016, la ONU ya entiende el acceso al internet como un derecho fundamental, se ha visto el aumento del uso de la red por la población mundial, que en 2018 sobrepasó el 51% según informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que es el organismo de la ONU para hacerle seguimiento a estos temas.

Sin embargo, la misma UIT advirtió que aún había millones de personas sin acceso a la gran red; éste último señalamiento de la organización es una cuestión que aún cuando siempre ha sido relevante, en estos días de pandemia adquiere mayor importancia, puesto que la «nueva normalidad» nos ha llevado a una mayor necesidad de la red para la interacción, pues frente a esos millones de personas que tienen acceso al internet, tenemos los que no tienen las posibilidades, y que quedan excluidos de los métodos de la nueva normalidad, esto ocurre también para los que no tienen servicio estable y continuo de energía eléctrica, que es alrededor del 11% de la población mundial según la Agencia Internacional de Energía. De manera intermitente, aplica para las personas que tienen acceso limitado o de poca calidad de la señal, condiciones presentes en la mayoría de los países, incluso en los desarrollados.

Ampliando el grupo de excluidos se encuentran los grupos poblacionales y etarios educados o no adecuados en la era de las telecomunicaciones, que si bien pueden tener acceso a la red no saben o no quieren hacerlo.

Paralelamente a esta realidad y también a causa de la pandemia, las empresas han reducido sus plazas en muchos casos con despidos o reducción de jornadas, la OIT cree que 11 millones de personas están en riesgo de desempleo sólo en latinoamerica. Por otro lado, las administraciones públicas han ampliado sus actividades por Gobierno online o electrónicos, sustituyendo las colapsadas líneas de atención al ciudadano por inteligencia artificial programada.

Esto ha generado una mayor cantidad de personas con menos recursos para satisfacer sus necesidades y gestiones gubernamentales menos humanizadas, cuestiones que en individual y ahora en conjunto, amplían el grupo de los excluidos de la nueva normalidad.

Dadas estas situaciones corresponde a los gobiernos, a los entes internacionales y a la sociedad en general, darle respuesta a los desafíos de la nueva normalidad, porque ante tanta incertidumbre surgen cuestionamientos tales como: ¿Si las actividades que se desarrollan para la continuidad de los procesos sociales están al servicio realmente de todos? ¿cuántos ciudadanos no tienen acceso a la nueva normalidad? ¿cuándo se logre controlar al Covid-19 estos medios de participación de la llamada nueva normalidad seguirán su auge? ¿los excluidos de la nueva normalidad podrán incluirse en el sistema?

Independientemente de la forma en que se aborden estos planteamientos, urge darle respuesta y evitar que las ya existentes brechas sociales se profundicen, y que la «nueva normalidad» se convierta en una causante de más carencias, pues con los padecimientos propios de la pandemia, la humanidad ya tiene suficientes problemas como para que los medios creados para reducir los contagios, sean también creadores de más obstáculos aumentando la exclusión social.

2 Comentarios

  1. Alina

    Un articulo muy interesante. Muchas gracias por la ilustración. Reciba un cordial saludo.

    Responder
    • Fredderi

      Gracias a ti por tomarte el tiempo de leerlo y comentar, era una preocupación que tuve en ese período de la pandemia y que lamentablemente vi que muchos se quedaban afuera de la llamada nueva normalidad.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres de los que piensa que todos los individuos deben estar inmersos en el espacio público y ser protagonistas?

Entonces este será tu espacio de disfrute, lo pensamos para ti.

Suscribete: