Monarquía constitucional y actualidad. Casos europeos

24 octubre 2021
Publicado por: Nicolas Arámbulo

La vigencia de las monarquías aún existentes en el mundo, está siendo cada vez más cuestionada. Sin embargo, muchos de los sistemas monárquicos, parecieran estar lejos de desaparecer. El reclamo cada vez más enérgico de las sociedades en busca de libertad, en ocasiones pareciera ser incompatible con la existencia de un sistema monárquico. No obstante, en muchos casos la monarquía goza de un robusto apoyo popular que es en definitiva, lo que ha mantenido en vigencia el sistema.

 

Los Reyes de España, junto al Duque de Edimburgo y la Reina Isabel II del Reino Unido. / Foto: ABC.es

Los Reyes de España, junto al Duque de Edimburgo y la Reina Isabel II del Reino Unido. / Foto: ABC.es

 

Tras las revoluciones que tuvieron lugar a finales del siglo XVIII, las monarquías absolutas sufrieron un gran impacto, que derivó en una transformación. El cuestionamiento del fundamento legitimador del absolutismo, es decir, el derecho divino de los reyes, fue desplazado. La contribución de pensadores como John Locke, entre otros, y la cohesión de la sociedad alrededor del rechazo al sistema, fueron determinantes para la declinación del absolutismo.

En este orden de ideas, el rechazo tanto a la soberanía del monarca como a la del pueblo, hace que se opte por considerar como soberana a la nación. Así pues, el Rey pasa de ser la personificación del Estado, a ser un órgano más en la estructura del Estado. Este nuevo orden donde el Rey se somete a una constitución que le otorga funciones y limita sus poderes, es lo que conocemos como Monarquía Constitucional.

 

Las Monarquías Constitucionales en la actualidad
Los países europeos con sistema de monarquía constitucional en Europa / Datos: UE y otros - Mapa: elaboración politizados.

Los países europeos con sistema de monarquía constitucional en Europa / Datos: UE y otros – Mapa: elaboración politizados.

La Monarquía Constitucional, fue adoptada por la mayor parte de países europeos donde existían monarquías absolutas. Actualmente existen monarquías constitucionales en el Reino Unido, España, Noruega, Suecia, Dinamarca, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Además de los pequeños estados de Liechtenstein y Mónaco. En el caso de Andorra es un coprincipado (entre el Presidente de la República francesa y el Obispo de la Seu d’Urgell); y el Vaticano, una monarquía teocrática de régimen especial.

La Reina Margarita II de Dinamarca y el Príncipe Henrik asistiendo al banquete de bodas del príncipe Federico y Mary Donaldson en la catedral de Copenhague. / Foto: Cordon Press.

La Reina Margarita II de Dinamarca y el Príncipe Henrik asistiendo al banquete de bodas del príncipe Federico y Mary Donaldson en la catedral de Copenhague. / Foto: Cordon Press.

En Dinamarca, desde 1972, la reina Margarita II de Dinamarca es jefa de Estado. La danesa es la familia real más antigua de Europa, ya que reina de forma ininterrumpida desde hace más de mil años.

En Suecia, el rey es a su vez jefe de Estado. Este tiene una función representativa. El Parlamento es unicameral desde 1971, y está compuesto por 349 diputados elegidos por sufragio directo.

En Noruega, el rey Harald V, coronado en junio de 1991, tras la muerte de su padre, desempeña un papel meramente institucional. Tiene el rango de general de los Ejércitos, y ocupa la jefatura de la Iglesia evangélica luterana noruega. La familia real goza de un gran apoyo popular.  

En Bélgica, el rey Felipe, se convirtió en jefe del Estado en julio de 2013, por abdicación de su padre el rey Alberto II. Ha sido salpicado por varios escándalos, entre los cuales está una demanda judicial de una ciudadana de 46 años por inquisición de paternidad.

En algunos de estos países la monarquía constitucional, evolucionó en un sistema donde predominan los poderes asignados al parlamento. Esta evolución de la monarquía constitucional, se ha denominado por la doctrina como Monarquía Parlamentaria.

 

Inglaterra y la monarquía parlamentaria

 

La monarquía parlamentaria ya venía formándose en Inglaterra, antes de la transformación de las monarquías en la Europa continental. En el siglo XVII, la ambición de poder del rey Carlos I, desencadenó una guerra entre los Roundheads (partidarios del parlamento), y los Cavaliers, (partidarios del absolutismo). El resultado fue la decapitación de Carlos I.

 

Retrato de Carlos I de Inglaterra. / Foto: Inglaterra.net

Retrato de Carlos I de Inglaterra. / Foto: Inglaterra.net

 

No obstante, el absolutismo persistía. En el año 1700, el rey católico Jacobo II, intentó imponer la religión católica a la población, que en su mayoría era protestante. Eso provocó que una parte importante de la sociedad inglesa se revelará contra él, y en el año 1701 huyó del país. A partir de ese momento, el Parlamento decidió limitar el poder de los monarcas e instaurar un sistema de monarquía parlamentaria vigente actualmente.

 

El Reino de España y sus problemas actuales

 

En España, luego de la denominada “década ominosa” (1823-1833), asumen el poder los liberales y se constituye un Estado liberal. Se adopta un sistema de monarquía parlamentaria, que con algunas interrupciones, se ha mantenido vigente hasta nuestros días. 

La Constitución española de 1978, establece que el rey es el jefe de Estado y asume su representación en las relaciones internacionales. Las funciones de gobierno están a cargo de un Presidente que será propuesto por el rey, y elegido por el Congreso de los Diputados. Aunque es un parlamento bicameral, existe un claro predominio del Congreso de los Diputados sobre el Senado.

 

Manifestación en Madrid contra la monarquía española. / Foto: Lasexta.com

Manifestación en Madrid contra la monarquía española. / Foto: Lasexta.com

 

Ahora bien, la monarquía española es una de las más débiles de Europa, en cuanto al apoyo popular se refiere. Según una encuesta recientemente publicada por es.euronews.com, por primera vez en la historia reciente, hay más españoles que preferirían una república (40,9%), que los que prefieren a la actual monarquía (34,9%).

LEER: Juan Carlos I de España: de héroe a villano

Los escándalos de corrupción vienen socavando seriamente las bases del apoyo popular, que otrora hubo en la forma parlamentaria de gobierno. Las tensiones políticas no dan tregua y, según muchos analistas, no pareciera tener bases ni legitimidad, para resistir por muchos años más.

Quieres recibir los artículos antes que se publiquen?
Suscribete a nuestro newsletter.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas te interesen tambien…